Un negocio grande en una pequeña empresa

Empresas, Negocios

Las empresas siguen mirando hacia el futuro enfocadas en la digitalización, pero en la mayoría, sin saber exactamente cómo realizar esta caminata digital. Los estudios y noticias sobre nuevas tecnologías, la realidad creciente, la realidad virtual, la conducción autónoma, revelan las tendencias, pero al mismo tiempo pueden asustar a una gran parte de los empresarios.

Gran empresa en un negocio pequeño

Al final, todo apunta a una realidad muy cercana a la ficción científica, y cara. Como es obvio, hay tendencias que exigen mayor nivel de inversión pero, para lograr mantener el negocio en la primera línea, es crucial que los gestores perciban que no necesitan construir una nave intergaláctica.

Reforzar, mantener actualizada o iniciar la presencia en Internet es una baza que, en esta fase, ya lo largo de 2017 ayudará a los negocios a crecer. Cada vez más, los consumidores realizan sus compras en línea y la mayor amenaza, en los más diversos sectores, son los competidores internacionales que, gracias a la rapidez y calidad del servicio de entrega (asociado al costo más bajo de los productos), logran una penetración expresiva en el mercado portugués.

Por eso, para competir en este mundo cada vez más global, las empresas portuguesas necesitan dar prioridad a su presencia digital. Después de todo, este es el primer punto de contacto de un cliente con la empresa.

Si una empresa todavía no tiene un sitio web, una página web, este es el momento de hacerlo. El proceso es sencillo, inmediato y con costes relativamente bajos. Incluso las empresas más pequeñas, sin departamento de Tecnologías de Información, sin recursos expertos en esta materia, pueden, de forma simple, colocar un sitio en el aire. Sin mucho esfuerzo y, siempre que se haga con una empresa confiable, sobre todo en términos de alojamiento, no hay problemas con respecto a la seguridad .

Hace una década, cuando alguien quería lanzar un sitio, necesitaba pasar por un proceso largo ya veces penoso. La creación de un sitio web tenía costos elevados y, a menudo, para conseguir ahorrar algunas decenas de euros, brechas graves en el nivel de seguridad y usabilidad. Para aquellos que intentaron acompañar la rápida evolución, con el crecimiento del móvil, aún hubo inversión extra para lanzar las versiones mobile.

Por eso, aún hoy es posible encontrar sitios que, cuando se accede a través del smartphone, lanzan la pregunta: “¿Quieres acceder a la versión optimizada para mobile?”

Por regla general, esto se debe a que estos sitios se desarrollan con código antiguo, por lo que son más susceptibles a contener brechas en la seguridad. Además, para los usuarios, los clientes que visitan, que acompañaron la evolución, es otro motivo para “huir” del sitio.

Muchas empresas todavía poseen estos sitios porque no lo consideran como una prioridad y carecen de conocimiento técnico. Después del proceso que pasaron a lanzar la versión antigua, temen tener que pasar por el mismo e invertir aún más para renovar su presencia en línea.

 

Deja un comentario